Es del tamaño de una tarjeta de crédito y casi igual de delgado, pero si está atrapado bajo escombros luego de un terremoto, podría salvarle la vida.

Un trío de estudiantes universitarios de Indonesia inventó un aparato que utiliza señales de alta frecuencia para ayudar a localizar víctimas después de un desastre natural.

La herramienta, llamada detector de puntos de posición interconectados o “Deoterions”, emite un pulso de señales que puede detectarse hasta a 10 kilómetros de distancia.

El receptor de la señal puede conectarse a un teléfono móvil o un computador portátil y trabaja con una aplicación disponible tanto en los sistemas iOS de Apple como Android de Google, dijeron los estudiantes.

El estudiante Satrio Wiradinata Riady Boer, de 23 años, dijo que el invento fue inspirado por un terremoto de magnitud 7,6 que ocurrió hace una década en su pueblo de Padang, en la isla de Sumatra, en el que perdió a un amigo y a un profesor y su madre resultó herida.

“Cualquier cosa puede pasar si uno está enterrado mucho tiempo. Podría tener que amputarse la mano o la pierna de la víctima, o podría quedarse sin oxígeno”, dijo Boer, destacando que hallar a los sepultados luego de un sismo es una carrera contra el tiempo.

Los tres estudiantes de la Universidad Brawijaya recibieron una patente para su prototipo, que cuesta 7 dólares, pero dijeron que querían perfeccionar el aparato antes de que esté disponible para el público.

“Es un invento increíble”, dijo Ali Ghufron Mukti, un funcionario de alto rango del Ministerio de Educación, agregando que el gobierno les daría una beca para su desarrollo.

Indonesia, ubicada en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, es remecida frecuentemente por terremotos, algunos lo suficientemente fuertes como para derrumbar edificios.