Un grupo internacional de astrónomos ha descubierto que una misteriosa señal de radio a 500 millones de años luz de nuestro planeta se emite en ciclos regulares. Se trata de la primera vez que se detecta una periodicidad en ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés).

Detectadas por primera vez en 2007, las FRB aún representan un desafío para los astrónomos, que tratan de dilucidar qué las genera. Su procedencia también es una incógnita, ya que de las más de 150 descubiertas, solamente unas pocas pudieron ser rastreadas. Otro rompecabezas para los ceintíficos es que existen casos en los que varias fuentes repiten estos destellos, mientras que otras FRB detectadas son emitidas de una sola vez.

Estos destellos repetidos se consideraban aleatorios hasta que el año pasado se reveló que la señal FRB 180916.J0158+65 se repite en un ciclo regular.

El equipo de astrónomos que estudia las FRB con el radiotelescopio denominado Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME/FRB, por sus siglas en inglés) estableció que la señal se repite con una o dos ráfagas cada hora durante cuatro días, luego desaparece por 12 días antes de volver a emitirse por un nuevo periodo de cuatro días. De esta manera, el ciclo total de esta señal es de unos 16 días.

"Hemos concluido que es la primera periodicidad detectada de algún tipo de fuente de FRB", escribió el equipo en un estudio publicado a finales del mes pasado, en donde describía su hallazgo como una "importante clave de la naturaleza de este objeto". Recientemente, los científicos rastrearon la fuente del FRB 180916.J0158+65 hasta una región en una tenue galaxia espiral parecida a la Vía Láctea donde se forman estrellas. Ubicada a 500 millones de años luz de la Tierra, se trata de la fuente de FRB conocida más cercana a nuestro planeta.

Hipótesis

Respecto al origen de estos destellos, todavía se desconoce qué los produce. El ritmo de las señales apunta a que podría estar modulado por el entorno de la fuente.

Si la fuente de los destellos orbita un objeto compacto, como un agujero negro, solo podría emitir señales hacia la Tierra en un periodo orbital determinado, en este caso, de 16 días. Otro equipo sugirió que podría tratarse de un sistema binario compuesto de una estrella masiva y un núcleo estelar superdenso conocido como estrella de neutrones, en cuyo caso esta última podría emitir señales que periódicamente serían eclipsadas por los vientos opacos de su compañero gigante.

Actualmente, el equipo del CHIME/FRB espera encontrar patrones semejantes en las FRB conocidas para comparar los ciclos y alcanzar un mayor entendimiento en torno al origen de estas señales.