El café es una de las bebidas más populares del mundo. Casi la mitad de la población adulta de Australia lo bebe.

Además de disfrutar el sabor, la principal razón por la que bebemos café es para que la cafeína llegue a nuestro torrente sanguíneo. La cafeína puede ayudarlo a mantenerse despierto, aumentar el estado de alerta, mejorar su concentración, mejorar el rendimiento cognitivo y agudizar la memoria a corto plazo y las habilidades para resolver problemas.

También puede mejorar el rendimiento físico.

Hemos revisado la evidencia

En una revisión general reciente, resumimos los hallazgos de todos los metanálisis que exploraron los efectos de la cafeína en el rendimiento del ejercicio. Un metanálisis es un método que nos permite combinar resultados de múltiples estudios para estimar el efecto real.

Nuestra revisión incluyó más de 300 estudios primarios con más de 4800 participantes.

Encontramos mejoras en el rendimiento deportivo después de la ingesta de cafeína que van del 2% al 16%.

Aquellos que responden con más fuerza a la cafeína pueden ver mejoras de alrededor del 16%, pero esto es inusual. Para la persona promedio, las mejoras probablemente estarán entre aproximadamente un 2% y un 6%.

Esto puede parecer poco en el contexto de la vida cotidiana. Pero particularmente en los deportes competitivos, las mejoras relativamente pequeñas en el rendimiento pueden marcar una gran diferencia.

Descubrimos que la cafeína puede mejorar nuestra capacidad para correr y andar en bicicleta durante períodos más largos, o para completar una distancia determinada en un período de tiempo más corto. También podría permitirnos realizar más repeticiones con un peso determinado en el gimnasio, o aumentar el peso total levantado.

Nota completa AQUÍ.