El presidente de la CANACO, Rafael Herrera Vélez señaló que gaseros estiman que quienes distribuyen gas Licuado de Petróleo (LP) robado ya abarcan el 10 por ciento de su mercado, situación que consideró “grave” por los peligros que derivan de su extracción ilegal, como la fuga registrada este miércoles.

En entrevista, se pronunció porque las nuevas administraciones “tomen buenas decisiones” y en lugar de construir obras como puentes, inviertan en una red de monitoreo y vigilancia de los ductos que atraviesan por la ciudad de Puebla.

“Compañeros que distribuyen el gas se quejan de que quienes venden gas robado ya abarcan el 10 por ciento de su mercado”, sostuvo.

Sobre la fuga de gas LP en la colonia Jorge Murad  ocasionada presuntamente por  personas dedicadas al robo de combustibles y que causó el desalojo de habitantes 10 colonias, comentó que algunos de los socios en la zona afectada tuvieron que “cortar” sus actividades, además que el cierre de la Central de Abasto generó retrasos en establecimientos afiliados a la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (CANACO).

Destacó que de la población ocupada en el estado, cerca del 50 por ciento se dedican a actividades terciarias: comercios, servicios y turismo, por lo que estimó fueron varios los negocios afectados, a quienes llamó a no comprar gas robado.

De acuerdo con la información proporcionada por PEMEX, la capital del estado lideró las denuncias por tomas ilegales de gas LP, entre 2012 y 2015, ya que habitantes de la Angelópolis presentaron 84 de las 88 denuncias que recibió en dicho periodo.