Un predio presuntamente ligado con la Confederación de Trabajadores de México (CTM), fue clausurado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por operar como un Centro de Acopio de residuos peligrosos.

El terreno ubicado en el municipio de Amozoc, tenía contenedores de diferentes tamaños y vehiculos, con los productos almacenados sin las medidas exigidas por las autoridades federales para evitar contaminación y daños a la salud. 

A través de un comunicado, la Profepa informó que el personal de la dependencia llevó a cabo una visita de inspección al centro de acopio de residuos peligrosos en donde constataron que la empresa incumplía con las disposiciones siguientes:

*La cantidad almacenada de residuos peligrosos, rebasa el volumen autorizado.

*Los tanques de almacenamiento de residuos peligrosos líquidos, no cuenta con diques de contención y fosas de retención.

*El almacenamiento de recipientes con residuos peligrosos se encontraban sobre suelo natural.

*El área de almacén no cuenta con pasillos delimitados para el tránsito y acceso de los equipos de carga (montacargas).

*Los materiales almacenados carecen de etiquetado y clasificación.



*La infraestructura que se tiene no cumple las condiciones para un almacén de acopio de residuos peligrosos, ya que está rebasada la cantidad autorizada y los espacios son insuficientes para el almacenamiento.

*No exhibe las bitácoras de control y manejo de los residuos peligrosos que se almacenan.

*Incumplimiento a los aspectos y requerimientos de Ley para el almacenamiento de residuos peligrosos.

*No exhibe la cédula de operación anual (COA).

*No exhibe el programa de atención a la emergencia emitido por Protección Civil Municipal y autorizado por Protección Civil del Estado.

*No cuenta con los equipos mínimos para la atención a la emergencia.

En consideración a los hallazgos señalados, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente impuso como medida de seguridad la Clausura Total Temporal del establecimiento visitado (centro de acopio), por lo que cual no se podrán recibir ningún tipo de residuos peligrosos hasta que se dé cumplimiento a las medidas técnicas que se ordenen por parte de esta autoridad e iniciará el procedimiento administrativo correspondiente, de acuerdo a lo establecido en la Ley General para la Prevención y Gestión de los Residuos y su Reglamento.

Se analizará la posibilidad de presentar una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República por el mal manejo de residuos peligrosos y por el incumplimiento a la Autorización emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, para el acopio de residuos peligrosos, hecho que pudiera provocar un daño o riesgo ambiental por la posibilidad de que exista contaminación de suelos y mantos freáticos en caso de derrame, así como la afectación a la salud pública de la población, de acuerdo a lo establecido en el artículo 420 QUATER del Código Penal Federal.


Con este tipo de acciones la Profepa busca frenar el mal manejo de residuos peligrosos.