Puebla es uno de los 10 estados que no cumplen con normas de salud ambiental en materia de calidad del aire, pues en la entidad se rebasaron los límites de partículas suspendidas mayores a 2.5 y 10 micrómetros, generadas por el transporte terrestre, así como de ozono.

Lo anterior de acuerdo al Informe Nacional de Calidad del Aire 2017 del Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire, (Sinaica) del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

En el documento, dado a conocer este año, se señala que en todas las estaciones de monitoreo en Puebla no se cumplió con la NOM-025-SSA1-2014 para las partículas suspendidas PM10 y PM2.5 pues se superaron los límites diarios y anuales.

En el caso de PM10 la concentración más alta como promedio de 24 horas fue de 111 micrómetros (μm) sobre metro cúbico (m3) al día, lo que representa 1.5 el valor límite de 75; así como a 52 μm/ m3 en el promedio anual, es decir 1.3 veces el valor normado de 40.

Aunque para PM 2.5 los límites son de 45 μm/ m3 cada 24 horas y de 12 μm/ m3 al año, la estación ubicada en el BINE reportó los niveles más altos con 61 y 22 μm/ m3, respectivamente.

En cuanto Ozono, la NOM-025-SSA1-2014 valores límite de 0.095 partes por millón (ppm) por hora y 0.070 ppm por 8 horas, la concentración más alta por hora se registró en la estación Las Ninfas con 0.124; mientras que la estación de Agua Santa el promedio por ocho horas llegó a 0.114, lo que equivale a 1.6 el valor normado.

Otras estaciones son las ubicadas en la Universidad Tecnológica de Puebla y en el Velódromo, donde también se reportan altos niveles de contaminantes acumulados en el aire.

ONG´s crean observatorio de calidad del aire

Ante la crisis de calidad de aire en Puebla, así como en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Baja California, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México y Tabasco, se presentó el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire (OCCA) en el que participan las organizaciones Greenpeace, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), El Poder del Consumidor (EPC), Bicitekas y Fundación Tláloc.

Su objetivo es la vigilancia y exigencia del cumplimiento en los tres niveles de gobierno de las políticas existentes que garanticen el derecho humano a un medio ambiente sano en términos de calidad del aire, así como el impulso de los cambios políticos para lograr un aire limpio.

De acuerdo al Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) la mala calidad del aire por material particulado fino y ultrafino (PM10 y PM2.5) derivada del transporte terrestre en las 20 ciudades más grandes del país causó 14 mil 288 muertes en 2017.

Entre las tareas del OCCA destacan la participación de éste en el Programa de Normalización para las NOM de salud ambiental para conseguir la homologación de las NOM (020, 021, 022, 023, 025).

Además de incidir en planes de movilidad integral en Puebla, Toluca, Querétaro, Monterrey, Guadalajara, Pachuca y Ciudad de México; así como evidenciar los efectos de la mala calidad del aire y promover el fortalecimiento de programas de verificación vehicular.