Aunque se invirtieron 107.3 millones de pesos y su remodelación ocurrió hace poco más de un año, la Avenida Juárez luce sucia y deteriorada, pues hay basura, ramas, hojas, e incluso aves muertas en las jardineras; mientras que las lajas y el adoquín presentan cuarteaduras y desprendimientos.

En un recorrido, Urbano Puebla constató que el corredor turístico y gastronómico ahora se encuentra descuidado, pese a que el 14 de enero de 2018 el entonces presidente municipal, Luis Banck Serrato, y el exgobernador, Antonio Gali Fayad, presumieron su mejoramiento.

El abandono y deficiencias de la obra son evidentes a lo largo de sus 1.7 kilómetros, pues hay basura sobre las banquetas, el camellón y las jardineras, cuyos árboles y plantas parece no han recibido atención, por lo que ramas secas e incluso aves muertas se pueden ver en ellas.

Algunos botes de basura se encuentran en mal estado y desprenden mal olor; mientras que de los registros de servicios como telefonía y electricidad, que fueron removidos, quedaron sus bases de concreto a desnivel y abiertas, por lo que ahora fungen como basureros.

La mayoría de las alcantarillas están ubicadas en partes altas y tapadas por la acumulación de hojas y ramas secas, por lo que en temporadas de lluvia es “normal” que se presenten graves encharcamientos en banquetas a desnivel o en aquellas que cuentan con escalones.

Además, las lajas de mármol que colocaron representan riesgos a los peatones, pues cuando se mojan son resbalosas, por lo que varias personas han caído, según comentaron locatarios de la zona.

Por ejemplo en el cruce de la 21 Sur gran parte del mármol colocado frente a una tienda de conveniencia está cuarteado; en la 23 Sur los escalones frente a una tienda de vestidos de novia tienen varios desprendimientos.

Asimismo, se contabilizaron más de 20 guardapeatones dañados, algunos superficialmente por el desprendimiento de material, pero otros prácticamente derrumbados, al grado de que su estructura de varillas se encuentra expuesta como los ubicados alrededor de la glorieta a Juárez en la 25 Sur.

Además varias bases de luminarias también fueron desprendidas de su parte superior, por lo que no alumbran el camino y también están expuestos los cables.

A decir de los vecinos, los daños a dicho tipo de infraestructura son comunes por los accidentes viales que se registren en la zona donde se ubican diversos bares y restaurantes.

Señalaron que aunque “las naranjitas” realizan sus labores en las avenidas, minutos después de su paso, ya hay basura otra vez, pues los transeúntes son irresponsables.