Los usuarios del transporte público en la zona metropolitana de Puebla y Tlaxcala pierden oportunidades de ingresos por 4 mil 473 millones de pesos, y 5 días per cápita por quedar atorados en carreteras congestionadas.

De acuerdo al estudio “El costo de la congestión: vida y recursos perdidos” elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y SinTráfico, una persona de las ciudades de Puebla y Tlaxcala llega a perder 3 mil 932 pesos anuales en oportunidad de ingresos por estar atorado 114.18 horas en congestiones viales, es decir, pasa aproximadamente 5 días en una carretera saturada con flujo vial lento.

De acuerdo al IMCO, las ciudades de Puebla y Tlaxcala conforman la cuarta zona metropolitana más afectada, con un costo total de congestión vial de 4 mil 453 millones 805 mil 51 pesos.

Por otro lado, los usuarios de transporte público en la zona Tlaxcala-Apizaco pierden 170 millones 351 mil 98 pesos en oportunidades de ingresos.

Por este problema, una persona que viaja en las ciudades de Tlaxcala y Apizaco pierde anualmente 29.24 horas, lo que significa una pérdida de ingresos de 857 pesos.

Estas pérdidas de tiempo y dinero son 400 por ciento superiores en usuarios de transporte público que en usuarios de auto propio. La pérdida de oportunidades de ingreso para los usuarios de transporte público es de 137 millones 448 pesos, mientras que la pérdida en usuarios de automóvil es de 31 millones 902 mil pesos en las ciudades de Tlaxcala y Apizaco.

La misma tendencia se observa en usuarios de transporte público en la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala, cuya pérdida de oportunidades de ingresos es de 3 mil 548 millones de pesos, contra una pérdida de 905 millones 143 mil pesos en personas con automóvil.

El promedio nacional en costo de la congestión es de 100 horas anuales, aunque los usuarios del transporte público pierden 118 horas al año; mientras que, quienes usan automóvil, pierden 71 horas.

Las zona metropolitanas del Valle de México, Monterrey, Guadalajara y Puebla–Tlaxcala son las ciudades con mayor costo en congestión vehicular.

IMCO además advierte que los gobiernos estatales no invierten para mejorar el servicio de transporte público de manera proporcional a su uso, es decir, para el transporte público invierten 1.2 por ciento del presupuesto asignado a movilidad cuando el 39 por ciento de la población lo usa diariamente.