Ante el temor de que miembros de grupos de choque se infiltrarán en el movimiento estudiantil en Puebla, estudiantes de la BUAP se retiraron de las inmediaciones del área de Salud de dicha universidad; en tanto, alumnos de la UPAEP reprocharon que en el mensaje que dio su rector, Emilio Baños Ardavín, no haya dado ninguna solución clara para la inseguridad que padecen en el campus. Desde las 6:00 de la mañana de este miércoles, contingentes de estudiantes de ambas universidades bloquearon los accesos a sus facultades.

Más de 500 estudiantes de la UPAEP marcharon hacia la facultad de Medicina de la BUAP, donde participarían en la asamblea prevista para las 10 de la mañana, lo cual no ocurrió, pues solo permanecieron en el lugar por unos 15 minutos.

Mientras que los alumnos de la máxima casa de estudios poblana exigieron a medios de comunicación salir del lugar, pues dijeron querían evitar la difusión de información errónea, por lo que mostraron un comportamiento hostil hacia reporteros y fotógrafos que cubrían sus actividades.

Los estudiantes, aseguraban que al lugar llegaría el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta y los rectores Emilio Baños Ardavín y Alfonso Esparza Ortiz, de ahí que extremarán medidas para no permitir el ingreso de cualquier persona que no portará una credencial de estudiante de la BUAP.

Fue cerca de las 11:30 horas cuando una joven llamó la atención de sus compañeros, que permanecían en filas para bloquear el paso, para instruir que se retirarán del lugar, pues dijo que había supuestos grupos de choque que llegarían al lugar, por lo que no querían que hubiera conflictos ni que se politizara el tema.

Acto seguido, los estudiantes comenzaron a retirarse de la zona, en medio de versiones que apuntaban a que en Ciudad Universitaria había “infiltrados” políticos que pretendían desacreditar su movilización, con la que exigen justicia para los estudiantes Ximena, José Antonio, Francisco Javier y el conductor de Uber, Juan Manuel, así como garantías de seguridad para la comunidad universitaria.

Minutos después, el rector de la UPAEP, Emilio Baños Ardavín, ofreció un mensaje a los alumnos que se encontraban realizando el paro en el acceso principal del campus central, ahí el académico destacó que los padres de Ximena y José Antonio, estudiantes de Colombia que se encontraban de intercambio en la UPAEP, le manifestaron nuevamente que confían que la ofrenda de las vidas de sus hijos servirá para canalizar los esfuerzos de las autoridades y sociedad hacia la paz y armonía en México.

Afirmó que como institución pasarán de la reflexión a la acción, por lo que dijo en las próximas horas se reunirá con el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, para comenzar a diseñar medidas que garanticen la seguridad de los estudiantes, a quienes reconoció su esfuerzo para hacer presentes a quienes no lo están. Sin embargo, el discurso “emotivo” no agradó a los universitarios que lo escucharon, pues no ofreció ninguna solución concreta para combatir la inseguridad que padecen en el campus.

“Solamente vino aquí y dijo lo lamento, lo mismo que desde ayer y el día que pasó (el asesinato) nos han dicho, la verdad estamos todos inconformes, creo que todos mis compañeros que estamos aquí se sienten igual”, expresó una estudiante. Otro estudiante, comentó que “por órdenes de arriba” hubo un momento en que tuvieron que permitir reanudar las actividades en la universidad privada; aunque tras el mensaje, nuevamente cesaron las labores.

Los alumnos de la UPAEP, permanecieron en el lugar lanzando consignas para demandar el esclarecimiento del asesinato de sus compañeros, por lo que transcurridos unos minutos los padres de José Antonio y Ximena salieron a la calles para dar su agradecimiento a los alumnos de ésta universidad que continúan protestando para que no haya impunidad.

“Les quiero dar las gracias a nombre de nosotros cuatro, quiero dar las gracias por lo que están haciendo, no se rindan, sigan pidiendo justicia, que no exista impunidad, esto no puede suceder, ustedes son niños, cuídense por favor, no sean tercos, sean obedientes, júrenme eso, no se expongan, uno se cree inmune, pero eso es mentira cuidado", aseveró con la voz entrecortada Jorge Quijano, padre de Ximena.

Por su parte, los papás de José Antonio, “Coti”, Antonio Parada y Angélica Leonor Cerpa se despidieron de los estudiantes de la UPAEP a quienes agradecieron su cariño y dijeron que este día se llevarían los restos de sus hijos a Colombia. Dicho esto, los alumnos manifestaron en repetidas ocasiones “¡No están solos!”.