Prohibir las corridas de toros en la capital poblana, propondrá la Comisión de Participación Ciudadana al cabildo, cuyos integrantes tendrá la última palabra en este tema. Cabe destacar que el proyecto aprobado en el organismo fue el mismo presentado en la sesión anterior, pese a que se había pedido su modificación para realizar la propuesta. Asimismo, es necesario resaltar que la votación sobre este punto quedó empatada; sin embargo, la presidenta María Isabel Cortés Santiago votó a favor, por lo que fue aprobado el proyecto como fue planteado de origen, pese a que las críticas señalaron la carencia de una consulta ciudadana y un estudio a fondo. Al hacer uso de la palabra, los regidores opositores de la prohibición lamentaron que este organismo no haya tomado en cuenta la opinión de las minorías; pero, confiaron que en el cabildo sea diferente.

El regidor panista Enrique Guevara Montiel consideró que un estudio confiable, con base en la población de Puebla, sería de al menos mil 67 entrevistas, en vez de solo 200, como lo plantea el estudio presentado. en su oportunidad, admitió que interrogar a la gente "cara a cara" sería riesgoso ante la pandemia, más opinó que sería posible con uso de videollamadas.

En su oportunidad, criticó que el ayuntamiento haya hecho un foro para analizar el tema sin lograr la inclusión de ponentes poblanos contra la fiesta brava, además, visiblemente enojado, tachó de mentirosa a Cortés Santiago por exponer una propuesta sin sustento, pero, sobre todo, sin cambios, pese a que eso estaba acordado en la reunión pasada.

La presidenta de la Comisión de Participación Ciudadana pidió al panista abstenerse de los insultos; "qué bueno que te exhibes tu mismo ante la ciudadanía, porque eres un irrespetuoso, estás desesperado, regidor, porque este es un tema ciudadano"

Guevara Montiel no paró de hablar, pese a los llamados de Cortés Santiago para permitirle responder, lo que se transformó en una discusión entre dos personas centrada en la representación popular de cada una, la cual atestiguaron el resto de regidores; incluso Rosa Márquez pidió la moción de orden y no fue escuchada.