Serena Williams se acercó el jueves a su objetivo de igualar un récord de 24 títulos de Grand Slam cuando barrió de la pista a Elina Svitolina por 6-3 y 6-1 y se clasificó para la final del Abierto de EEUU.

Desde que regresó a la competición tras el nacimiento de su primera hija, Williams ha estado a punto de igualar la marca de Margaret Court en tres ocasiones, y el sábado tendrá la oportunidad de hacerlo ante el público de su país por segundo año consecutivo.

El año pasado Williams terminó llorando por su derrota, caótica y controvertida, ante Naomi Osaka en el estadio Arthur Ashe.

También ha perdido dos finales de Wimbledon desde su regreso.

Ahora, la canadiense Bianca Andreescu se interpone en su objetivo.

“Estar en otra final, parece una locura”, dijo Williams. “Pero no espero menos que eso”.