Después de 60 días sin futbol, por fin se pudo gritar gol en una cancha del balompié alemán.

El clásico del Ruhr no decepcionó, ya que a pesar de la falta de ritmo y las medidas sanitarias, se realizó la primera anotación de la Bundesliga en su regreso.

Corría el minuto 28 cuando el Borussia Dortmund de la mano de Julian Brandt y Erling Haaland se complementaron en una serie de triangulaciones que terminaron con un disparo raso del joven atacante noruego que fusiló al arquero Schubert.

Lo que destacó, además de la potencia del juvenil, es la celebración de la anotación ya que sus compañeros mantuvieron su distancia mientras Haaland celebraba en una de las esquinas.

Al minuto 43 Raphael Guerreiro amplió la ventaja para los locales.

Borussia Dortmund busca su victoria 800 en la Bundesliga.