El inicio del GP de Portugal no pudo ser peor para Checo Pérez. Cuando el mexicano buscaba una gran largada, terminó chocando con Max Vertappen y la colisión lo envió hasta el fondo. Lejos de la posibilidad de abandonar la carrera, el piloto tapatío fue a los pits y retomó trece posiciones para finalizar en un decoroso séptimo sitio siendo el Piloto del Día, salvando el orgullo de Racing Point luego del desastroso día de Lance Stroll, único en abandonar el circuito.

Por su parte, Mercedes hizo el 1-2, Hamilton sigue haciendo historia y llega a su triunfo 92 superando a Michael Schumacher como el máximo ganador en la historia de la Fórmula 1.

Bottas se tuvo que conformar (como casi siempre) con el segundo puesto y Verstappen con el tercero.

Inicio accidentado para Checo

El arranque pintaba muy bien para Pérez, quien partió en el quinto sitio y tenía posibilidades de llegar hasta el tercero... hasta que apareció Verstappen. Fue un choque sin malicia, completamente accidentado, prueba de ello es que se determinó no sancionar a nadie, pero la diferencia es que Sergio se fue al sótano, mientras el holandés no perdió posiciones.

Se temió lo peor pero Checo continuó en la pista tras una parada en los pits... y a remontar, no había de otra.

Poco a poco el monoplaza color rosa empezó a ganar posiciones y acercarse a la zona de puntos.

Para la vuelta 23, el mexicano ya era décimo al superar a Giovinazzi.

Desafortunada carrera de Lance Stroll

Mientras Pérez subía como la espuma, Lance Stroll tuvo un choque con Lando Norris, mismo que le costó cinco segundos e irse al fondo de la clasificación.

En un intento de remontar (así como su coequipero) excedió los límites de la pista y le costó otros cinco segundos. El francés nadó en zona abisal y terminó desertando en la vuelta 53.

Nota completa AQUÍ.