Durante 2018 Puebla no mejoró en la creación de empleo formal bien remunerado; incluso, a finales de año, registró una disminución anual en la creación de empleo al pasar de 49 a 37 por ciento, con menos del 75 por ciento de la meta trazada para inicios del año y en la posición 20 nacional, refiere el informe "En cifras ¿Cómo vamos? 2019" del Observatorio Económico México Cómo Vamos A.C.

Según la evaluación, en Puebla la tasa de crecimiento económico cayó de 6.3 a 2.7 por ciento, cifra que la colocó lejos de la meta trazada, aunque se coló entre los nueve estados que, si bien no lograron mantener su crecimiento económico anual se mantuvieron en el rango medio junto con Baja California Sur, Aguascalientes, Quintana Roo, Oaxaca, Jalisco, Yucatán, Nuevo León y San Luis Potosí.

Esto implicó que a inicio del año, la tasa de informalidad laboral en Puebla creciera por encima de la media nacional. De acuerdo a México Cómo Vamos, la entidad es la quinta con la mayor cantidad de poblanos ocupados en empleos informales, lo que los aleja de gozar de sus derechos laborales básicos.

En su comparación anual, la informalidad creció de 67.9 a 69 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) de Puebla y registró el sexto salario más bajo por hora trabajada: 105 pesos, mientras que en Campeche y Ciudad de México, por ejemplo, el salario por hora trabajada fue de 635 y 368 pesos, colocando al 46 por ciento de la PEA en los rangos más altos de pobreza laboral.

En este año, la entidad solo mejoró en dos de los 8 indicadores que evalúa México Como Vamos: Puebla logró reducir su deuda pública a 1 por ciento y redujo su porcentaje de población ocupada en el gobierno, así como la desigualdad en los ingresos laborales, con una desigualdad media pero con crecimiento constante en los últimos cuatro años al pasar de mil 355 pesos a mil 424 pesos per cápita en el último cuatrimestre de 2018.

Con esto, la entidad falló en la consolidación de seis metas y desempeño estatal que analizan el grupo de académicos y expertos en economía y política pública mexicana, miembros de universidades como CIDE, COLMEX, Harvard, ITAM, ITESM y UNAM, y centros de investigación como IMCO, México Evalúa y CIDAC.