En medio de la defensa del presupuesto por parte de gobernadores, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reveló que las participaciones entregadas a las entidades federativas de enero a agosto de 2019 se redujeron en promedio dos por ciento, lo cual afectó a 26 entidades.

Además, el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación del año próximo prevé una disminución de 0.5 por ciento en el gasto federalizado en términos reales, destaca el documento Gasto Federalizado en el Proyecto de Presupuesto de Egresos (PPEF) 2020, elaborado por la ASF y entregado a la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. 

Resalta que las participaciones federales en el periodo referido resultaron 2.0 por ciento inferiores a lo estimado y calendarizado por la Secretaría de Hacienda.

Los seis estados que tuvieron porcentajes favorables son: Campeche, con 3.9; Hidalgo, 2.8; Oaxaca, 2.4; Baja California Sur, 1.3; Puebla, 0.4 y Guanajuato, 0.2. Los tres primeros son administrados por mandatarios emanados del PRI, dos por panistas y uno por Morena.

En sentido opuesto, las entidades que presentan la mayor disminución son Durango, con -5.8 por ciento; Ciudad de México, -5.5; Chiapas, -4.6; Aguascalientes y Sinaloa, -4.2, y Sonora, -3.9 por ciento. En este caso, dos las gobierna el PAN, dos el PRI y dos Morena. En total, 26 entidades presentan un disminución de sus participaciones federales, en tanto que el promedio nacional fue de -2.0 por ciento en relación a lo estimado.

Sobre el gasto federalizado proyectado en el PPEF-2020, éste sería el menor en los últimos siete años, toda vez que respecto a la bolsa total aprobada sólo representa 32.3 por ciento, mientras que en 2013 fue de 35.1 por ciento.

En términos reales, es decir, respecto al gasto federalizado aprobado, la propuesta de gasto para el siguiente año resulta inferior en 0.5 por ciento.

Las participaciones federales decrecieron 0.9 por ciento en términos reales en el PPEF 2020 respecto a los recursos ejercidos este año, como fue el Fondo de Fomento Municipal en -0.5 por ciento; el General de Participaciones en -1.1 por ciento y Otros conceptos participables e incentivos económicos, -0.4 por ciento.

El Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) para las entidades disminuyó -0.5 por ciento; el FAIS municipios, -0.5 por ciento; el Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM), -0.5 por ciento; el de Aportaciones para la Seguridad Pública, -0.3 por ciento; el de Aportaciones para la Nómina Educativa, -0.5 por ciento, lo mismo que el de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y las Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México (Fortamun).

Sólo tres rubros tuvieron números positivos: el Fondo de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos, con 1.2 por ciento; el de Aportaciones para los Servicios de Salud, 0.3 por ciento, y el Ramo 25, que comprende los recursos de la SEP a la prestación de servicios de educación básica y normal, con 2.4 por ciento.

Dichas cifras coinciden con un análisis previo realizado por la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) sobre el paquete presupuestal, el cual registra una baja considerable en los recursos asignados a 25 entidades (una menos que el documento de la ASF), mediante ramos de participaciones y fondos.

El Dato: En el top 5 de los estados que menos recibieron por cada 100 pesos que aportaron están Colima, CdMx, Tamaulipas, Baja California y Michoacán, según una consultoría.
Fuentes de la Conago explicaron que según el estudio circulado entre los gobernadores, en comparación con el presupuesto 2019, para 2020 se identifica una baja de 0.9 por ciento en el Ramo 28, correspondiente a participaciones federales.

También, la necesidad de revisar la distribución del fondo de participaciones para los estados, en el cual se establece que del 100 por ciento de los recursos recaudados, 80 por ciento se queda en la Federación; 15 por ciento va a los estados y cinco por ciento llega a los municipios.

El análisis resalta la importancia de buscar la redefinición de las competencias tributarias, así como implementar otras medidas para incrementar la base de contribuyentes y elevar la recaudación.