Probablemente, todos nos hemos quedado alguna vez dormidos durante un viaje. Pero casi con toda seguridad, o el personal o algún compañero de viaje nos ha despertado al llegar a nuestro destino. No le pasó eso a Tiffani Adams, una mujer que ha denunciado que se quedó dormida en el avión y permaneció en él encerrada y a oscuras horas después del aterrizaje.

Ocurrió en un vuelo de Quebec a Toronto, tal como ha contado en la página de Facebook de Air Canada, la compañía que operaba el vuelo. La mujer se despertó sola y a oscuras. «Me dije a mí misma: estoy teniendo una pesadilla porque (en serio), ¿cómo puede pasar esto?», lamenta.

Intetó ponerse en contacto con un amigo, pero su teléfono estaba ya prácticamente sin batería. «Intenté concentrarme en respirar bien y controlar mi ataque de pánico mientras trataba de cargar el móvil en todos los puertos USB del avión», explica. Aunque no tuvo éxito en su propósito, pues el avión, al estar apagado, carecía de electricidad.

Finalmente, encontró una linterna y pudo abrir una de las puertas del avión, aunque la altura era demasiada como para poder bajar sin ayuda. Consiguió llamar la atención de un hombre que llevaba un carrito de equipajes, que no pudo disimular su asombro por la situación. «Se sorprendió, preguntándose cómo demonios pudieron dejarme en el avión», cuenta la mujer.

Según explica Adams, la compañía se disculpó con ella a principios de junio. Air Canada dijo CTV News que estaba investigando el incidente, pero se negó a proporcionar más detalles.