Familias de todo Estados Unidos se reunieron el domingo del Super Bowl para ver a los Kansas City Chiefs luchar contra los San Francisco 49ers, convirtiendo uno de los eventos deportivos más queridos del país en un alegre asunto familiar.

Hasta que llegó el medio tiempo.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) recibió 1.312 quejas de televidentes sobre el espectáculo de medio tiempo con las reinas del pop Shakira y Jennifer López.

Las cantantes bailaron en postes, hicieron ‘twerking’, danza del vientre y más que un gesto sexualmente sugerente.

Algunas de las quejas, enviadas a CNN por funcionarios de la FCC y obtenidas por primera vez por WFAA, provienen de padres que sintieron que sus hijos estuvieron expuestos a un “espectáculo pornográfico”. Otros adultos pensaron que el programa fomentó el tráfico sexual.

Otras personas estaban molestas porque no se dieron advertencias públicas antes del espectáculo. En ese sentido, un espectador dijo que era menos un acto musical que una “actuación de un club de estriptis”.

No es apropiado para los niños

Muchos padres se pusieron furiosos después de ver el espectáculo de medio tiempo con sus hijos. Casi la mitad de las 1.300 quejas mencionaron que el show fue inapropiado, especialmente para los niños.

“La actuación de Jennifer López en el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl fue demasiado explícita y completamente inaceptable para un evento en el que las familias, incluidos los niños, estaban viendo”, afirmó un espectador de Utah. “Tuve que enviar a mis hijos fuera de la habitación para que no estuvieran expuestos a algo que no deberían haber visto”.

“Mi familia estaba muy emocionada de ver el Super Bowl esa noche”, se quejó un televidente de Washington. “Sin embargo, no estaba preparado para explicarle a mi hija de 11 años por qué Jennifer López estaba vestida con tan poco o por qué seguía agarrándose la entrepierna. Mi hija preguntó si se sentía enferma por estar mostrando tanta piel”.

“El programa fue de naturaleza muy sexual. Nunca había visto tantas poses sexuales fuera de las revistas porno”, aseguró un espectador de Nueva York. También se quejaron del “meneo sexy de la lengua” y las “sacudidas de trasero”.

Nota completa AQUÍ.