Si el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no transparenta a vecinos el proyecto para la construcción del nuevo Hospital de Especialidades San Alejandro en el municipio de San Andrés Cholula difícilmente podrá continuar la obra, pues se debe garantizar movilidad y seguridad en la zona.

Así lo señalaron la alcaldesa Karina Pérez Popoca y el secretario de Gobernación, Sergio Mirón Terrón, quienes dijeron que desde hace una semana se mantiene diálogo con personal del IMSS, así como con vecinos para llegar a un acuerdo.

Mirón Terrón comentó que la inconformidad de los vecinos radica en que un hospital de tal magnitud generaría problemas de ambulantaje, circulación vial, entre otros, por lo que pidieron conocer el proyecto para conocer el impacto social en zona residencial con la llegada del nosocomio.

“Le exigí al IMSS que les enseñe el proyecto para que lo conozcan, porque es obvio que un hospital con esas dimensiones genera dudas en los vecinos, cuántos cajones de estacionamiento van a tener, si tendrán áreas de comida, etcétera”, expresó.

Por su parte, Pérez Popoca comentó que como ayuntamiento deben garantizar a los ciudadanos que no haya problemas de ambulantaje o caos vehicular que podría generarse. Confirmó que la Comuna está en pláticas con el IMSS para que se aplique la normativa que debe cumplir cualquier establecimiento, pues “nadie está por encima de la ley”; esto al rechazar que las obras estén detenidas.

“Tenemos que llegar a un punto de acuerdo, lo que quieren los vecinos es seguridad, vialidades que permitan movilidad y que no les generé invasión de vehículos o ambulantes en las calles”, además dijo que el municipio dará los servicios necesarios al hospital.

Clausuran seis bares

Por otra parte, informaron que en lo que va de la administración se han clausurado seis bares por vender bebidas alcohólicas a menores, comercializar bebidas adulteradas, así como por rebasar los niveles de decibeles permitidos.

No obstante, se comprometieron a revisar el caso del bar “Mustache” dentro del centro Containers donde se reportó la venta de bebidas adulteradas o con droga, de comprobarse se clausuraría el establecimiento, el cual también podría ser sancionado con multas de hasta 100 mil pesos y el retiro de licencias de funcionamiento.