A través de su cuenta de Twitter, el gobernador electo Luis Miguel Barbosa Huerta anunció que tras una certificación notarial realizada el día de ayer, se demostró que las instalaciones de Casa Puebla se encuentran desmanteladas. 

Con ello se descarta que el inmueble ubicado en el cerro de Los Fuerte de Loreto y Guadalupe, se ocupe nuevamente como residencia oficial del gobernador de Puebla.

Al desmantelarse, el gobernador interino se refiere a que muebles de cama y estancia han sido sacados de la casa con la finalidad de que se vuelva un espacio cien por ciento público.

Por ello, anunció que una vez tome protesta como gobernador constitucional del estado, Casa Puebla funcionará como las oficinas del Instituto de Pueblos Originarios; de Discapacidad; y de la Juventud.  Además, los jardínes del edificio gubernamental serán abiertos al púbico durante los fines de semana. 


LEER TAMBIÉN:  Subastarán aeronaves y cerrarán temporalmente Casa Puebla para ahorrar

Durante el gobierno interino de Guilermo Pacheco Pulido la residencia no fue ocupada por el mandatario ni por su familia. En tanto el personal que se encontraba laborando en este lugar, fue reubicado a distintas áreas del gobierno del estado.

Según información publicada por el portal E-consulta, el gobierno del estado - hasta el gobernador José Antonio Gali Fayad - pagó 5.3 millones de pesos por mantenimiento, sueldo de los empleados y policías, pago de energía eléctrica y agua potable de la residencia oficial.

La erogación más alta es la relacionada con el pago de los agentes de seguridad que cuidan el inmueble, para lo cual el gobierno estatal destina 3.12 millones de pesos, según informó la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

RMVR GASTÓ 66.6 MDP EN REMODELACIÓN

La actual Casa Puebla sufrió una remodelación ordenada en el primer año de gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas que implicó una erogación de 66.6 millones de pesos, según el Anexo de Inversiones Públicas de su gestión difundido en 2012 por el periodista Fernando Pérez Corona.

De acuerdo con la documentación oficial,  el dinero se utilizó para remodelar las siguientes áreas de la residencia: salón de usos múltiples, palapa, alberca, jardines, oficinas, casa de visitas, helipuerto y cancha de tenis.

“La elaboración de los proyectos ejecutivos y la dirección arquitectónica referentes a la remodelación de las oficinas de la residencia oficial, Casa Azul y Casa Aguayo, representaron un gasto de 10.1 millones de pesos para el erario”, dice el portal.

En la remodelación del salón de usos múltiples, agrega, la administración poblana aplicó un total de 21.9 millones de pesos; en remozar la palapa, la alberca y el exterior de la casa, se usaron 13.8 millones; para las oficinas se gastaron 13.3 millones; para la casa de visitas, 3.6 millones; para la adecuación del helipuerto, 3.1 millones, y para la cancha de tenis 574 mil pesos.

La adjudicación de las obras se hizo por asignación directa, según lo reconoció el propio gobierno estatal, en respuesta a una solicitud de información que hizo un medio de comunicación local.

En ese entonces era secretario de Infraestructura, Antonio Gali Fayad quien evadió desglosar los costos de la remodelación, argumentando que era información “reservada”, sin embargo la Comisión para el Acceso a la Información Pública (CAIP) determinó que los datos sobre dicha inversión tenían que hacerse públicos.

Luego de que el pasado domingo 15 presentó su primer informe de gobierno, Moreno Valle ha sido cuestionado en repetidas ocasiones sobre el monto de los recursos públicos que se han aplicado para promover su gobierno y en particular su imagen. Hasta ahora, el gobernador no ha proporcionado ningún dato al respecto.