Darío Carmona García respondió al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta que no existe ningún procedimiento administrativo por ninguna autoridad estatal o federal en su contra, además que sus cuentas públicas, correspondientes a su gestión como titular de la SEP de Puebla durante el gobierno de Mario Marín Torres, están cerradas totalmente.

Lo anterior, luego de que el mandatario poblano pidiera a Esteban Moctezuma Barragán, titular de la SEP federal, sacar de la dependencia a Carmona García, pues sentenció que no tratará la descentralización de ésta con un “corrupto”.

A través de un comunicado, Carmona García expuso que la SEP federal no tiene injerencia directa en la función que desempeña como secretario técnico del Consejo Consultivo para la Descentralización de la SEP Federal a Puebla, trabajo que consiste en preparar documentos técnicos y de diagnóstico al Consejo cuando se lo solicitan. Y es que, refiere que fue comisionado al cargo por el exsecretario Miguel Robles Bárcena, con su misma plaza y sueldo.

Por ello, aseguró que de manera institucional, el pasado 2 de agosto se puso a las órdenes del secretario de Educación Pública, Melitón Lozano Pérez, quien no le ha dado respuesta sobre si continuará ostentando el cargo.

Además, destaca que la descentralización es un compromiso presidencial de mayor beneficio social la entidad poblana, por lo que “no seré ningún motivo para retrasar los acuerdos institucionales entre el gobierno de la República y el de Puebla”, además indica que confió en la propuesta política y hasta votó por Barbosa Huerta en el pasado proceso electoral.

“No soy delegado federal, ni funcionario federal, y no ostento plaza federal, soy un empleado estatal, fui comisionado con mi misma plaza y sueldo, por el anterior secretario Miguel Robles Bárcena, lo que consta en el expediente que obra en poder de la SEP de Puebla”, se lee en el comunicado.