El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, anunció que en enero próximo sin importar si cuenta o no con recursos públicos, iniciará la construcción de un penal con capacidad para 2 mil 400 reos.

En conferencia de prensa, indicó que ya recibió propuestas de empresas interesadas en construir el nuevo reclusorio que servirá para dividir el Cereso de San Miguel, el cual ya “está fuera de control”, sin embargo, sostuvo que la obra se licitará.

Indicó que el nuevo penal albergará a personas detenidas por la comisión de delitos del fuero federal y que se edificará con inversión privada si es que no recibe recursos públicos para ese entonces, pues reconoció que hay un problema grave de hacinamiento en los reclusorios.

En ese sentido, comentó que mantener a un preso por delitos federales cuesta al estado mil 800 pesos diarios, por lo que la Federación debe hacerse cargo de ellos, ya que se estima una población de 700 personas en los penales del estado “Ya me ofrecieron meterse empresas, pero lad obras serán producto de concurso, empresa muy fuertes se ofrecieron a construir, pero todo es parte de una licitación y empiezo en enero haya o no dinero público”, expresó.