El gobierno de Puebla cedió a la presión de trabajadores del Seguro Popular a quienes se les venció el contrato el pasado 31 de diciembre, pues garantizó certidumbre laboral para los 250 que se ampararon ante la pérdida de su empleo y violación a sus derechos laborales.

En entrevista los afectados, que se manifestaron está tarde en el Bulevar 5 de Mayo, señalaron que a partir del jueves autoridades y representantes de los trabajadores depurarán la lista de 600 trabajadores, pues no todos regresarán al INSABI.

Tras reunirse con personal de la Secretaría de Salud Indicaron que se les garantizó la permanencia a las 250 personas que se ampararon, mientras que para el resto se seguirá buscando un espacio si así lo quieren, pues mencionaron que algunos quieren su finiquito.

Aseguraron que se firmó una minuta de acuerdo, que vence el 7 de febrero, fecha en la que esperan se concluya la revisión de perfiles y capacitación que recibirán para que posteriormente se les reinstale en el INSABI, así como que se le paguen los salarios caídos.

"Tuvimos que hacer presión con los amparos, porque sino nos hubieran dado una patada y no habríamos recibido nada", expresó una de las afectadas.