El actual Presidente del Tribunal Electoral federal, José Luis Vargas, gastó en 6 años 36 millones de pesos más que sus ingresos declarados fiscalmente, según denunció la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

En una denuncia penal presentada ante la Fiscalía General de la República el 21 de febrero pasado, el titular de la UIF, Santiago Nieto, solicita que se ordene el congelamiento de cinco cuentas bancarias que el magistrado Vargas tiene con tres entidades financieras, debido a la sospecha de que ha recibido y usado recursos de procedencia ilícita.

La denuncia recibida en la Fiscalía General de la República el 21 de febrero pasado, documenta en las cuentas de Vargas depósitos en efectivo de empresas privadas y de personas no identificadas y las coteja con otros ingresos derivados de su actividad pública, y concluye que el funcionario ha gastado entre 2013 y 2018, 217.9 por ciento más de sus ingresos declarados.

"Esto de manera lógica y natural hace presumir que nos encontramos frente a movimientos de fondos inusuales para el perfil de ingresos que reportó ante la entidad fiscalizadora, lo que podría configurar el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, derivados de hechos de corrupción o enriquecimiento ilícito", dice el titular de la UIF, Santiago Nieto, en su denuncia, cuya copia posee REFORMA.