El Gobierno de Puebla anunció que el cierre de comercios no esenciales y restaurantes se extenderá hasta el 25 de enero, debido a que los contagios de COVID19 podrían colapsar al sistema hospitalario.

No obstante, la prohibición o Ley Seca ya no aplicará de lunes a miércoles, y solo quedará prohibida la venta de bebidas alcohólicas en botella cerrada los días jueves, viernes, sábado y domingo.


La titular de Protección Civil en el Estado, Ana Lucía Hill anunció que para hacer cumplir la normativa del gobierno se incrementará la presencia policíaca en todo los municipios.


LEER TAMBIÉN:  
El peor día de Puebla: cada 4 minutos un poblano da positivo a COVID19


"A partir del 8 de enero habrá más presencia de policías en las calles, que se suman a las actividades de supervisión de cumplimiento de acuerdos", dijo.


Otras restricciones sin cambio son el recorte a los horarios del Transporte Público y servicio de transporte mercantil y plataformas; además queda prohibido el comercio ambulante en todo el estado.

En el caso de restaurantes, solo se puede hacer venta para llevar o entrega a domicilio.

El gobernador, Miguel Barbosa Huerta recordó que el estado se encuentra en Alerta Máxima por lo que pidió a las personas confinarse en su casa y reducir la movilidad en los principales focos de infección: las calles

"A toda la entidad poblana, los llamamos a recuperar la salud", dijo al pedir que se actué con responsabilidad.