El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta subrayó que Puebla enfrenta "el peor momento" de la pandemia por COVID19, por lo que no es posible "aligerar" las medidas decretadas en restaurantes y comercios, pese a que los dueños de estas empresas exijan su reapertura; por el contrario, es necesario actuar con "firmeza".

En conferencia de prensa virtual, el mandatario exhortó a todos los sectores de la sociedad a comprender la situación imperante en la entidad; "no podemos aligerar las medidas, porque va en detrimento de ellos y de todos".

Desde su perspectiva, "negocio que debe estar cerrado y abre, desafortunadamente contribuye a una movilidad que no ha podido controlarse por falta de voluntad de las personas".

Asimismo, aseguró que se ha mantenido un dialogo intenso con los propietarios de negocios de estos sectores; "yo les digo a los restauranteros y comerciantes: sí, nos ponemos la camiseta de ellos sobre la necesidad de desarrollar actividades económicas y yo no puedo apartarme  de decir que hemos sido equilibrados, hoy estamos en el peor momento de la pandemia y debemos actuar así; pronto saldremos".

Barbosa Huerta externó su solidaridad con los dos sectores, ofreció "todo el diálogo", pero, aclaró que en esta coyuntura es necesario "firmeza" por parte del gobierno y "mucha más claridad" en los ayuntamientos: "no podemos simular, no debemos simular, es poner en riesgo la vida de los poblanos", dijo.