El gobernador Miguel Barbosa Huerta reconoció que hace falta más orden en los puntos de vacunación contra el COVID19, por lo que pidió a los ayuntamientos garanticen las condiciones de accesibilidad y sana distancia en los lugares en donde se inocule a los poblanos.

Y es que, durante el primer día de vacunación en San Andrés Cholula se observó aglomeración de personas –entre ellos adultos mayores-- que permanecieron a la intemperie durante la noche del martes y madrugada de este día, quienes aún siguen formados bajo el rayo del sol en espera de una dosis.

Las largas filas y alta presencia de ciudadanos han causado además congestionamiento vial, así como molestia entre los asistentes porque no se respetaron algunos turnos.

Al respecto, el mandatario poblano señaló que esto es muestra de la angustia en la población por recibir la vacuna, pues recibirla significa sobrevivir y evitar el contagio; así como de la falta de organización que se tiene en el proceso.

Señaló que es la delegación en Puebla de la Secretaría de Bienestar federal, a cargo de Rodrigo Abdala Dartigues, la responsable de coordinar con los ayuntamientos el proceso de vacunación, en el que su administración no tiene injerencia.

En ese sentido, el secretario de Salud estatal, José Antonio Martínez García señaló que a las instituciones de Salud les corresponde proporcionar la infraestructura instalada, garantizar la red de frío para las dosis y proveer el personal para la aplicación de las vacunas y atención de quienes lleguen a presentar una reacción adversa al bilógico.

Sin embargo, insistió que la logística está a cargo de la Secretaría del Bienestar federal, que es la que decide, cómo y cuándo se aplican las vacunas, mientras que la Sedena es la que se encarga del traslado, seguridad y salvaguardar a todos los insumos que llegan para esta inoculación.

Comentó que este miércoles inició en adultos mayores de 60 años que habitan en 39 localidades de San Andrés Cholula, en donde se aplicarán en total 10 mil 725 antígenos.

De igual forma, comentó que 6 mil 625 dosis son para la segunda puesta de personal por la salud de primera línea en hospitales donde se atienden a personas con Covid-19, y otras 6 mil 825 para trabajadores de las unidades médicas que no están habilitadas para enfermos contagiados.