El calentamiento global en las aguas oceánicas afecta al menos el 24 por ciento del hielo de los glaciares en la Antártida, según un estudio que usó 25 años de datos satelitales de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). 

Los científicos del Centro del Reino Unido para la Observación Polar y el Modelado (CPOM, por sus siglas en inglés) emplearon más de 800 millones de mediciones de la altura de la capa de hielo antártico registrada por los satélites ERS-1, ERS-2, Envisat y CryoSat de la ESA, entre 1992 y 2017. 

Los resultados dieron cuenta de que la capa de hielo se adelgazó hasta 122 metros en algunos lugares, los cambios más rápidos se producen en la Antártida Occidental, donde la fusión del océano provoca el desequilibrio de los glaciares. 

El equipo identificó que los cambios más pronunciados en el espesor del hielo coinciden con las señales de desequilibrio del glaciar dentro del registro satelital.

"Podemos ver claramente que ahora que una ola de adelgazamiento se ha extendido rápidamente por algunos de los glaciares más vulnerables de la Antártida, y sus pérdidas están elevando el nivel del mar en todo el planeta", precisó. 

"Después de 25 años, el patrón de adelgazamiento de los glaciares se ha extendido por el 24 por ciento de la Antártida Occidental, y sus arroyos de hielo más grandes, la Isla de los Picos y los glaciares de Thwaites, ahora están perdiendo hielo cinco veces más  rápido que en la década de 1990", agregó. 

Shepherd destacó que desde 1922, en total, las pérdidas de hielo de la Antártida han elevado el nivel global del mar en 4.6 milímetros.