La Comisión Nacional del Agua (Conagua) responsabilizó a los municipios de Puebla y Tlaxcala por donde cruza el río Atoyac de los altos niveles de contaminación del afluente, pues faltan por implementar acciones para su saneamiento.

Así lo refiere en la respuesta que dio al Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) que cuestionó los motivos por los que el Atoyac sigue contaminado, el desglose de acciones y montos de inversiones para sanearlo, así como los análisis de calidad del agua.

En el documento, la dependencia federal reconoce la presencia de descargas industriales, de empresas metal-mecánicas, textiles, así como de servicios y municipales, que incumplen con las normas 001-SEMARNAT-1996 y 002-SEMARNAT-1996 que establecen los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales.

En las acciones para su saneamiento, menciona que este año se ejecuta la construcción de la primera etapa de colectores y subcolectores en la cuenca del alto Atoyac, en la zona San Martín-Xalmilmilulco.

Además informó que se han invertido 925 millones 200 mil 456 pesos del 2013 a 2019, inversión que se divide en 58 proyectos en Puebla por un monto de 414 millones 663 mil 22 pesos, de los cuales 30 proyectos se concentraron en la capital; mientras que las 41 acciones en Tlaxcala por 510 millones 537 mil 434 pesos se reparten de manera equitativa entre los municipios involucrados.

Pese a la alta inversión, el Atoyac sigue siendo considerado como uno de los ríos más contaminados, pues se estima que rebasa 300 o hasta 900 veces los parámetros permitidos por la norma oficial.