Un grupo de investigadores ha iniciado su quinta temporada de estudio de un fenómeno inusual: la concentración de tiburones en un punto de la costa mediterránea de Israel.

El personal de la Estación de Investigación Marina Morris Kahn, de la Universidad de Haifa, está realizando una operación de rastreo a los escualos que vuelven anualmente a las proximidades de la central eléctrica Orot Rabin, en la ciudad de Hadera, informa The Jerusalem Post.

"Podemos identificar una repetición en la conducta de los tiburones, porque regresan cada año a las costas de Hadera. Vamos a centrarnos en tratar de entender este fenómeno usando diversos medios tecnológicos", explicó el doctor Aviad Sheinin, responsable de investigaciones de superpredadores del centro de investigación.

La concentración de escualos en ese punto es un fenómeno único, no avistado en otras aguas similares del planeta. Los investigadores descubrieron que los primeros tiburones en llegar a la zona cada año son hembras del tiburón arenero, muy poco conocido en la parte oriental del Mediterráneo. Se les unen luego machos de tiburón trozo, una especie considerada en peligro de extinción en este mar.

"La cifra de tiburones en el Mediterráneo se está reduciendo debido a la sobrepesca de las presas que constituyen su alimento o a la captura involuntaria de los propios selacimorfos. Parte del estudio busca tratar de reducir su agrupamiento no intencional para ayudar a su conservación", explicó el doctor Sheinin.