Terrible hallazgo de más de 7.000 focas muertas en una playa de Namibia.

La organización Ocean Conservation Namibia (OCN, por sus siglas en inglés) le dijo a Reuters que las muertes pudieron darse por diferentes causas como hambre, enfermedades o toxinas en el agua.

El viernes 23 de octubre el mundo se enteró del desconcertante hallazgo de más de 7 mil focas muertas en costas de Namibia sin que hasta el momento haya una explicación para la muerte masiva.

Durante la semana, la organización sin fines de lucro, Ocean Coservation Namibia (OCN) informó que miles de crías de focas muertas habían sido avistadas en la costa de la península de Pelican Point, que suele ser reconocido como destino turístico por sus colonias de focas y bancos de delfines.

De acuerdo a especialistas, las focas podrían haber muerto de hambre ya que sus presas se trasladaron a otras aguas, aunque también se cree que podrían haber muerto por toxinas en el agua o por el cambio climático.

Las autoridades enviaron muestras de los cadáveres a laboratorios de Sudáfrica para intentar descubrir qué provocó la muerte masiva de estas especies.

“Estamos haciendo todo lo posible para encontrar respuestas dada la naturaleza compleja de las investigaciones, donde ni siquiera sabemos lo que estamos buscando”, dijo el Ministerio de Pesca y Recursos Marinos.

A lo largo de 2020 hemos visto varias escenas devastadoras para nuestro ecosistema similares a esta, como en agosto, cuando aparecieron cientos de elefantes muertos en Botswana, África, sin explicación aparente.

En septiembre el mundo también fue testigo de la muerte de cientos de ballenas que resultaron varadas en Australia y que al rescatarlas, regresaban a la zona de varamiento para morir junto a sus pares.