El papa Francisco declaró el domingo que la selva tropical de la Amazonía es vital para nuestro planeta, y pidió rezos para que los incendios allí sean pronto sofocados.

El pontífice se unió a la preocupación a nivel internacional sobre que los incendios en Brasil tendrán graves repercusiones en el medio ambiente del mundo.

Francisco, quien es originario de Argentina, declaró ante los congregados en la Plaza de San Pedro que “todos estamos preocupados” por los incendios. Añadió que la Amazonía es “el pulmón de nuestro planeta”.

“Recemos para que, con el esfuerzo de todos, los incendios queden controlados lo más pronto posible”, dijo el pontífice.

Los incendios han desatado protestas contra el gobierno de Brasil y se han convertido en una cuestión apremiante en la cumbre del Grupo de los Siete que se desarrolla ahora en Francia.

Apoyados por aeronaves del Ejército, los soldados brasileños fueron desplegados el sábado en la Amazonía para combatir los incendios.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro también trató de atenuar la preocupación global y dijo que las zonas previamente deforestadas se habían quemado y que la selva intacta se había salvado. Los incendios también era tema de conversación durante la cumbre del G7 que se desarrolla en Francia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el domingo que los líderes de las principales democracias se están cerca de alcanzar un acuerdo sobre cómo ayudar a combatir los incendios y reparar el daño. Dijo que el pacto involucraría mecanismos técnicos y financieros “para que podamos ayudarlos de la manera más efectiva posible”.

Sin embargo, no está claro si Brasil aceptaría la ayuda.

Aproximadamente 44 mil elementos del Ejército estarán disponibles para unos operativos “sin precedentes” para sofocar los incendios, y las fuerzas armadas se dirigen a seis estados de la nación sudamericana que pidieron la ayuda federal, informó Fernando Azevedo, ministro de Defensa de Brasil. Los estados que solicitaron la ayuda son: Roraima, Rondonia, Tocantins, Para, Acre y Mato Grosso.

Los operativos militares de Brasil se produjeron luego de críticas generalizadas sobre el manejo de la crisis por parte de Bolsonaro. El viernes, el presidente autorizó que las fuerzas armadas combatieran los incendios y dijo que está comprometido a proteger la región de la Amazonía.

El presidente de Francia colocó el tema de los incendios en lo alto de la agenda de la cumbre del G7 después de declararlos una emergencia mundial que además amenaza con frustrar un acuerdo comercial de la Unión Europea con Brasil y otros países sudamericanos.

La canciller alemana, Angela Merkel, también en la cumbre, se opuso al bloqueo del acuerdo comercial UE-Mercosur, pero dijo que estaba a favor de tratar los incendios del Amazonas como una amenaza urgente.