Un escándalo sobre presunto acoso y abusos sexuales en el seminario menor del Vaticano va en aumento, con más exmonaguillos papales denunciando el supuesto comportamiento inapropiado de sacerdotes dentro de los muros de la Santa Sede. Le Iene, un programa de investigación de la televisión italiana, tiene previsto emitir las nuevas acusaciones el domingo.

El programa ofreció su contenido a The Associated Press con antelación. El Vaticano anunció en septiembre que su fiscalía estaba tratando de procesar a un exseminarista y al entonces rector del seminario San Pío X por cargos de abuso sexual.

El anuncio se produjo dos años después de que Le Iene recogió por primera vez el testimonio de varios seminaristas que denunciaron que un compañero mayor, que ahora es sacerdote, había abusado sexualmente de niños, que por entonces eran adolescentes, vivían el Vaticano y fungían como monaguillos en misas papales en la Basílica de San Pedro. Sus relatos sugerían que una serie de curas, obispos e incluso un cardenal habían encubierto el caso durante años.

En el nuevo programa, varios exmonaguillos no identificados denuncian que al menos otros dos sacerdotes relacionados con el seminario menor besaron y acariciaron a tres de sus compañeros en la década de 1990.

En uno de los casos, una supuesta víctima contó que un cura lo sentó en su regazo y le tocó el pene. Otra presunta víctima se mostró sorprendida porque Le Iene conocía cosas que solo le había contado a su confesor. Junto a los testimonios previos difundidos por el programa, da la impresión de que en la institución había una atmosfera religiosa cerrada en la que los toqueteos y caricias con carácter sexual eran habituales para niños de tan solo 11 años.

En un comunicado enviado a la AP antes de la emisión de las nuevas denuncias, la oficina de prensa del Vaticano explicó que la decisión sobre si se presentarán cargos por el caso original era “inminente”.

Cualquier nuevo elemento o evidencia de otros delitos que aparezcan podrían ser consideradas por los investigadores de la Santa Sede en una nueva pesquisa, agregó. El caso se centra en el cerrado ambiente del seminario menor San Pío X, ubicado en un palacio a apenas unos pasos del hotel donde vive el papa Francisco, dentro del Vaticano.

En el seminario viven alrededor de una docena de niños de entre 11 y 18 años que hacen de monaguillos en las misas papales. La institución está gestionada por una pequeña orden religiosa italiana, la Opera Don Folchi, que calificó las acusaciones de “lodo”, de “violento ataque a la Iglesia” y de nada más que “calumnias y falsedades”.