El cambio a los vehículos eléctricos podría costar 410 mil puestos de trabajo en Alemania hasta 2030, reportó el lunes el diario Handelsblatt, que basó su información en comentarios de asesores del Gobierno.

Sólo en la producción de motores y transmisiones, alrededor de 88 mil puestos de trabajo estarán en riesgo, dijo el periódico tras consultar un informe de la Plataforma Nacional para el Futuro de la Movilidad (NPM, por sus siglas en alemán), un consejo asesor del Gobierno.

Los motores de los automóviles eléctricos están hechos de menos piezas y requieren menos mantenimiento que los motores de combustión, lo que provocará despidos, indicó el informe.

La producción de vehículos se automatizará aún más y no será suficiente para apoyar el nivel actual de puestos de trabajo, dijo el presidente del NPM, Henning Kagermann, según comentarios recogidos por Handelsblatt.

En 2018, el empleo en la industria automotriz en Alemania alcanzó 834 mil puestos, el nivel más alto desde 1991.

El principal organismo de la industria automovilística de Alemania (VDA), que en diciembre advirtió de más recortes de puestos de trabajo en 2020 debido a una caída en las ventas mundiales de automóviles, dijo que el pronóstico del NPM se basaba en un “escenario extremo poco realista”, Handelsblatt citó a un funcionario de la VDA.

La industria, un importante impulsor del crecimiento en la mayor economía de Europa, ha estado acelerando los planes de lanzamiento de vehículos eléctricos, bajo la presión de una campaña de la Unión Europea para reducir aún más las emisiones de dióxido de carbono.