Las autoridades chinas de salud informaron hoy miércoles que hasta el martes se habían confirmado 440 casos de la neumonía causada por un nuevo tipo de coronavirus (2019-nCoV) en 13 regiones provinciales del país.

También hasta el martes se habían confirmado nueve muertes a causa de la enfermedad, todas en la provincia central de Hubei, dijo Li Bin, subdirector de la Comisión Nacional de Salud (CNS), en una conferencia de prensa.

El funcionario agregó que el martes se confirmaron 149 nuevos casos.

En el extranjero se confirmó ya un caso en Japón, tres en Tailandia y uno en la República de Corea.

Un total de 2.197 personas que tuvieron contacto cercano con los afectados han sido rastreadas, según cifras de la comisión. De ellas, 1.394 están bajo observación médica, mientras que otras 765 han sido dadas de alta.

En los últimos días el número de contagios ha aumentado, lo que podría obedecer al perfeccionamiento de los métodos de diagnóstico y al uso de reactivos más avanzados para confirmar la presencia del virus, explicó Li.

Los expertos también advirtieron que la transmisión respiratoria es la principal vía de contagio, y que es probable que el virus mute, lo que aumentará los riesgos de propagación de la neumonía.

La comisión ha publicado informes diarios sobre el número de casos confirmados y sospechosos desde el 20 de enero.

Los especialistas pidieron a la ciudadanía mantenerse alerta, en vista de que la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo lunar, a celebrarse el 25 de enero, implica un dramático incremento en el número de viajes en todo el territorio nacional.

Las autoridades de todos los niveles han adoptado estrictas medidas para prevenir la propagación del virus. Entre ellas se cuenta la instalación de 15 detectores térmicos en el Aeropuerto Internacional Tianhe de Wuhan y otros 20 en las tres principales estaciones ferroviarias de la ciudad.

Wuhan también supervisará y controlará con rigor los mercados agrícolas, al igual que los supermercados y restaurantes. Asimismo, endurecerá la lucha contra el comercio de animales salvajes, según Li, quien agregó que las grandes congregaciones de personas serán restringidas y los viajes innecesarios para entrar y salir de Wuhan serán cancelados.

"Debemos mantenernos permanentemente en guardia para evitar que la neumonía se propague fuera de Wuhan", manifestó Li.

Por su parte, Gao Fu, director del Centro del Control y Prevención de Enfermedades de China, dijo que hasta el momento no se han encontrado evidencias de haber surgido un "superpropagador", o un portador altamente contagioso del virus.

Con base en en las evidencias de las que se dispone hasta ahora, el virus proviene de animales silvestres vendidos en un mercado de mariscos de Wuhan, agregó Gao.

De acuerdo con las leyes y regulaciones se han tomado medidas de cuarentena en los puertos de entrada y salida, indicó Li Bin.

Hasta el 20 de enero, China había intercambiado información en 15 ocasiones con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los países pertinentes, y las autoridades locales de Hong Kong, Macao y Taiwan, añadió Li.

La CNS ha realizado cuatro reuniones con expertos de la OMS y les ha invitado a Wuhan para que dispongan de información de primera mano sobre el brote, de acuerdo con el funcionario.

"Estamos en estrecho contacto con nuestras contrapartes en Tailandia, Japón, República de Corea, Estados Unidos y otros países, y con sus embajadas en China, para compartir la información más actualizada y al mismo tiempo ayudar con la confirmación de los diagnósticos", sostuvo Li.

La CNS ha suministrado equipos gratuitos para diagnóstico a las autoridades sanitarias de Hong Kong y Macao atendiendo a una solicitud directa de ellas, informó.