El nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que ya dejó nueve muertos y contaminó a más de 400 personas en China, podría mutar y propagarse más fácilmente, advirtió este miércoles el gobierno de Beijing. El aviso aumentó el temor a escala internacional, ya exacerbado tras la detección de un primer caso en Estados Unidos.

"Aunque todavía falta por entender por completo la vía de transmisión del virus, existe la posibilidad de que mute y el riesgo de una mayor propagación", declaró Li Bin, viceministro de la Comisión Nacional de Sanidad de China, en la primera conferencia de prensa desde la detección del brote el mes pasado.

El funcionario expresó su preocupación por el masivo movimiento de viajeros que traen aparejadas las vacaciones del Año Nuevo chino, que arrancan este viernes.

Pero Li evitó el alarmismo e hizo hincapié en las medidas de prevención y fiscalización que Beijing ha puesto en marcha: control de temperaturas a los viajeros en puertos, aeropuertos y estaciones de ómnibus y tren, seguimiento a quienes padecen los síntomas (fiebre, fatiga, tos seca, disnea) o designación de hospitales específicos para el tratamiento de los pacientes y su aislamiento, entre otras.

La prensa local y las redes sociales están saturadas de consejos sobre cómo prevenir contagios, como el uso de mascarillas (el aumento drástico de su uso es perceptible en las calles de Beijing), la necesidad de lavarse las manos frecuente y concienzudamente o cubrirse la boca y la nariz cada vez que se tose o estornuda.

También llaman a evitar las aglomeraciones, ya que las autoridades sanitarias chinas han comprobado que también se contagia entre humanos, una transmisión que, creen, se produce principalmente por las vías respiratorias.

Aunque no se ha logrado dar con el origen exacto del virus, todas las hipótesis apuntan a un mercado de marisco y pescado de la ciudad de Wuhan, por lo que se ha prohibido la venta de animales vivos en la ciudad.

El viceministro anunció que el coronavirus ya fue diagnosticado en unas 440 personas, en un claro agravamiento del cuadro en días recientes. En total 1.394 personas estaban bajo observación médica.

Este coronavirus genera una viva preocupación por su similitud con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que mató a casi 650 personas en toda la región en 2002-2003.

Nota completa AQUÍ.