El responsable de enfermedades infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en Estados Unidos, Anthony Fauci, advirtió que podría pasar al menos un año antes de que esté lista una vacuna de uso generalizado, pero que el virus podría volver, por lo que los investigadores deben seguir trabajando.

El doctor Fauci dijo que es “sumamente concebible” que el virus “vuelva y se recicle el próximo año. En ese caso, esperamos contar con una vacuna” debido al largo ciclo de ensayos y que "todavía no sería aplicable a la epidemia a menos que se espere entre un año y un año y medio".

Con respecto a la futura vacuna, el candidato demócrata Bernie Sanders criticó que el secretario de Salud de Trump, Alex Azar, dijese que puede que no todos los estadunidenses se la puedan permitir.

"Según la doctrina de Trump, si eres rico puedes comprar una vacuna y no sucumbir a la enfermedad. Si eres pobre o de clase trabajadora, es posible que tengas que enfermarte o incluso morir. Eso es un ultraje. Eso es inaceptable. Necesitamos una vacuna que esté disponible para todos, no solo para aquellos que pueden pagarla", dijo.

Trump dijo que Pence trabajará estrechamente con los CDC, los NIH y otras agencias del gobierno para coordinar una respuesta. En brotes anteriores, la Casa Blanca ha designado un “zar” que coordina el trabajo de distintos departamentos.

“Estamos muy, muy preparados para esto, para cualquier cosa”, incluso si se trata de un “brote de mayores proporciones”, dijo Trump en conferencia de prensa.

Farmacéutica desarrolla vacuna experimental

Las acciones de la farmacéutica Moderna Inc., que ayer envió el primer lote de una vacuna experimental contra el coronavirus a investigadores del gobierno de Estados Unidos, se han disparado en Wall Street con una subida de cerca del 14 por ciento.

Moderna Inc. anunció ayer en un comunicado que pronto lanzarán las primeras pruebas en humanos para analizar si podrá ayudar a suprimir la epidemia originada en China y envió los viales de vacunas desde su planta de fabricación de Norwood, Massachusetts, al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Bethesda, en Maryland.

Se espera que para finales de abril comience un ensayo clínico con alrededor de 20 a 25 voluntarios sanos para probar si dos dosis de la vacuna son seguras e inducen una respuesta inmune que proteja contra la infección.