Los cines de algunas partes de India abrieron el jueves por primera vez en ocho meses pero, ante la falta de estrenos de películas de Bollywood, los propietarios de las salas están preocupados sobre si el público se sentirá atraído a volver.

Las casi 10.000 salas de cine de India han permanecido cerradas desde que el país impuso un estricto confinamiento en marzo de este año, al inicio de la pandemia de COVID-19.

A medida que el primer ministro Narendra Modi avanza con una flexibilización gradual de los confinamientos, algunos estados permitieron la reapertura de los cines, aunque al 50% de su capacidad y con restricciones estrictas.

El personal de los cines recibió con flores a los primeros asistentes, que eran relativamente pocos y usaban mascarillas.

“Se siente bien (...) Todos estaban aburridos sentados en sus casas y se siente agradable venir aquí”, dijo Ramesh Gupta, quien asistió a ver una película en la ciudad de Prayagraj, en el norte de India.

Bollywood no lanzará ninguna película nueva por ahora en las salas, pese a la próxima temporada de festivales, cuando las ventas de entradas suelen aumentar y mucho gente va al cine.

“Es la situación de el huevo y la gallina”, dijo Shibasish Sarkar, presidente ejecutivo de Reliance Entertainment, que tiene dos películas caras pendientes de estreno.
“No sabremos si las audiencias vendrán a menos que lancemos la película, pero la gran pregunta es si esas audiencias son suficientes”, agregó.

Por ahora, los cines están exhibiendo películas viejas, entre ellas un filme biográfico de Modi, que se estrenó por primera vez luego de su victoria electoral del año pasado.

En lugar de esperar que los cines reabran, varias casas productoras de Bollywood han vendido sus películas a plataformas de streaming como Netflix, Disney y Prime Video, de Amazon, que ha estrenado varios títulos en los últimos meses.