Este miércoles Japón ha expandido a otras siete prefecturas el estado de emergencia que se declaró la semana pasada para el área de Tokio en medio del aumento constante de casos de covid-19.

Durante el estado de emergencia, el Gobierno también ha decidido suspender la norma que permitía la entrada al país a los viajeros de negocios de 11 países y regiones previamente designados.

El primer ministro, Yoshihide Suga, ha anunciado que las exenciones migratorias para los empresarios de ciertos países quedarán suspendidas hasta el 7 de febrero.

Las medidas llegan después de que los gobernadores de Osaka, Kioto y otras prefecturas más afectadas solicitaran al Gobierno que anunciara el estado de emergencia, que les otorgará la base legal para imponer restricciones locales.

Los casos de coronavirus en Japón superaron los 300.000 el miércoles, mientras que el número de muertos alcanzó los 4.187, según la emisora NHK.

El mes pasado, el Gobierno de Japón anunció que no permitiría la entrada en el país a extranjeros no residentes, una medida que se prolongará hasta el próximo 31 de enero. No obstante, hasta ahora se permitían los viajes de negocios desde y hacia ciertos países asiáticos, entre ellos China, Corea del Sur, Tailandia, Vietnam, Singapur y Malasia.

Actualmente Japón solo permite la entrada a sus ciudadanos y a extranjeros con residencia permanente en el país.