Documentos en poder de En Punto demuestran que han sorprendido a sindicalizados y exempleados con armas, uniformes del Ejército, tecnología para detectar los ductos y artefactos para perforar tomas clandestinas.

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que encabeza Carlos Romero Deschamps, respaldó las medidas del Gobierno Federal para combatir el robo de combustible.

La colaboración de este sindicato puede ser muy relevante si recordamos que las bandas criminales dedicadas al huachicol, es decir, al robo de combustible, han reclutado a trabajadores de Pemex.

Documentos en poder de En Punto demuestran que han sorprendido a sindicalizados y exempleados con armas, uniformes del Ejército, tecnología para detectar los ductos y artefactos para perforar tomas clandestinas.

El 5 de abril de 2017, policías federales detuvieron a cuatro hombres. Uno de ellos dijo llamarse Luis “R” y aseguró ser empleado activo de Petróleos Mexicanos.

Fue detenido con camisolas de Pemex refinación, también con uniformes del Ejército con los números de identificación borrados, además cargaba un aparato de radio localización que utilizan en Pemex para detectar los ductos.

Los presuntos huachicoleros fueron detenidos en la carretera León-Silao, a 80 kilómetros de la Refinería en Salamanca, una de las zonas donde el crimen organizado roba más hidrocarburo en el país.

Otro de los cuatro detenidos, Felipe de Jesús “U”, declaró que era jubilado de Petróleos Mexicanos.

También portaba un arma y conocía el manejo del
detector de ductos. Un juez los dejó en libertad y a pesar de todas las anomalías, Luis “R” continuó trabajando como sindicalizado en Pemex.

En enero de 2018, En Punto denunció esta irregularidad y meses después, fue despedido.

Este miércoles, en una carta pública, Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato de Trabajadores de Pemex, afirmó que se solidarizan con el presidente Andrés Manuel López Obrador y que sumarán esfuerzos en la lucha contra la corrupción en Petróleos Mexicanos.