Más de un siglo atrás, el revolucionario Emiliano Zapata tomó de manera simbólica el Palacio Nacional. No iba solo.

La División del Norte, liderado por Francisco Villa, y el Ejército Libertador del Sur, con Zapata a la cabeza, desfilaron triunfantes en Ciudad de México.

104 años después, otros Zapata cruzaron las puertas de la sede del Poder Ejecutivo.

Ahí, escucharon que por decreto presidencial, 2019 será el año de Emiliano Zapata.

"Este año hemos decidido declararlo en homenaje a Emiliano Zapata, se dedique a recordar la gesta histórica que encabezó Emiliano Zapata Salazar, toda la papelería de gobierno va a llevar el nombre de Emiliano Zapata", dijo López Obrador en su conferencia matutina este viernes.

Zapata, conocido como el Caudillo del Sur, nació el 8 de agosto de 1879 en San Miguel Anenecuilco. Fue un líder de la Revolución Mexicana que luchó por los intereses campesinos.

En 1911 se levantó en armas contra el régimen de Porfirio Díaz y Francisco I. Madero, a quienes les demandó la restitución de tierras usurpadas en el porfiriato además de exigirles el reparto agrario de las tierras de los hacendados, de acuerdo con México Desconocido.

Junto a Zapata, otro revolucionario fue Doroteo Arango, conocido como Francisco Pancho Villa. Ambos llegaron a Ciudad de México y el 6 de diciembre de 1914 ambos tomaron Palacio Nacional.

Villa le ofreció sentarse en la silla presidencial, recordó Jorge Zapata, nieto de Emiliano. "Gracias, mi general Villa, no me puedo sentar en esa silla, quien se sienta ahí pierde la razón y el sentido de sí", habría dicho el caudillo.

"No rechazaste la silla por falta de claridad, porque el pueblo te dio un mandato. En esa causa estamos millones de mexicanos comprometidos que eso suceda. Estamos con el hombre que puede representar esos anhelos. Tus ideales en el plan de Ayala. México tiene una deuda pendiente con los indígenas y campesinos. Gracias señor presidente por abrir estas puertas a la causa zapatista, le hace justicia a un héroe", dijo Zapata.

El de 10 abril 1919 Emiliano Zapata fue asesinado, tras ser engañado por el general Jesús Pánfilo Guajardo Martínez en una emboscada en la Hacienda de Chinameca en Morelos.

A cien años de su asesinato, el gobierno mexicano reconocerá al Caudillo del sur. "El mejor homenaje que se le va a rendir, es que el gobierno va a dar respuesta a las demandas de los mexicanos, sobre todo va a atender a la gente más humilde, se llevará a la práctica el criterio que por el bien de todos, primero los pobres".

Jorge, el nieto del cuadillo, reforzó las palabras del presidente. "Los zapatistas están con usted".