Buscando cumplir con su promesa de limpiar la extendida corrupción en el país, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, perseguirá a los jueces que se han alineado con miembros de carteles de la droga, señaló Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

Estados Unidos impuso sanciones a un juez mexicano y al exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda el viernes, a los que acusó de recibir sobornos de narcotraficantes, diciendo que la corrupción del gobierno había permitido a las bandas mexicanas de narcotraficantes operar con impunidad.

Santiago Nieto dijo el viernes, en entrevista para Reuters, que las autoridades investigaban otros casos de jueces que podrían haber aceptado sobornos del crimen organizado, subrayando que el gobierno se aseguraría de que nadie esté por encima de la ley.

“Tengo la instrucción del presidente de la República,  Andrés Manuel López Obrador, de actuar contra quien sea, con independencia de su cargo, posición y alineación partidista”, dijo.

El magistrado sancionado el viernes, Isidro Avelar Gutiérrez, fue señalado por supuestamente haber recibido sobornos del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de la organización delictiva “Los Cuines”, a cambio de emitir fallos favorables para sus miembros, según el Departamento del Tesoro y la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos.

No fue posible contactar a Avelar Gutiérrez para comentarios.

Cuando se le preguntó si el caso de Avelar Gutiérrez era la punta del iceberg, Nieto dijo que sí, pero agregó que no podía dar más detalles sobre ninguna de las investigaciones abiertas.

“Puedo decir es que estamos trabajando de forma conjunta con varias instancias del Estado mexicano en casos relacionados con corrupción en el poder judicial”, agregó Nieto. “El mensaje (es) que el sistema financiero mexicano no puede ser tocado por grupos delincuenciales para lavar dinero”.

En diciembre, poco después de asumir su cargo, López Obrador apuntó a las finanzas del poderoso CJNG, en lo que Nieto describió como el inicio de la lucha para evitar que las bandas criminales prosperen impunemente.

La guerra contra las drogas de México ha durado más de una década desde que el gobierno envió fuerzas armadas, a fines de 2006, para reprimir a los cárteles. Desde entonces, más de 200 mil personas han muerto en medio de la creciente violencia y miles más han desaparecido.

Hablando de la decisión de perseguir a Avelar Gutiérrez, Nieto dijo que: “es un mensaje muy claro. La judicatura es uno de los valores centrales, un pilar fundamental del Estado democrático. Por ello, si hay jueces y magistrados que traicionan esa posición que tienen dentro del Estado, deben ser sancionados”.