Médicos forenses en el occidente de México lograron reconstruir un total de 41 cadáveres a partir de restos hallados en bolsas en un pozo, informaron el martes las autoridades.

Los examinadores siguen haciendo pruebas con el macabro contenido de las 119 bolsas de plástico tiradas en un pozo cerca de la ciudad de Guadalajara, informaron los forenses en el estado de Jalisco. Las autoridades tuvieron que solicitar retroexcavadoras para lograr excavar por completo el pozo.

Los investigadores dijeron el martes que, tras una semana de trabajo, han logrado reconstruir 13 cuerpos completos y 16 parciales, y que además hay seis cabezas y seis torsos que corresponden a diferentes personas.

El pozo fue localizado a principios de septiembre, cuando los residentes reportaron un olor fétido y moscas alrededor del lugar.

Las fosas clandestinas se han convertido en algo común en esta entidad, donde opera el autodenominado Cártel Jalisco Nueva Generación.

En julio, fiscales hallaron 21 cadáveres en el patio de una casa cerca de Guadalajara, la capital jalisciense y, en mayo, los restos de por lo menos 34 personas fueron encontrados en dos propiedades separadas en Jalisco.

En marzo, trabajadores encontraron bolsas de plástico con el olor a cuerpo en descomposición mientras quitaban barro y escombros cerca de una alcantarilla en otro lugar en las afueras de Guadalajara.

Al final, sacaron un total de 20 cuerpos del desagüe.