Ante las balaceras de ayer en Culiacán, Sinaloa y tras la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo, el presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador aseguró que valen más la vida de los ciudadanos que la captura de un delincuente. 

Y es que luego de que se dio a conocer que Ovidio Guzmán fue detenido, las fuerzas armadas de la delincuencia organizada en Sinaloa amenazaron al gobierno estatal y federal de mantener el fuego si el hijo de El Chapo no era liberado. 

Hoy en la rueda de prensa mañanera, el presidente Andrés Manuel reconoció que él estuvo de acuerdo con liberar a Ovidio Guzmán, pues dijo que el fuego no se combate con fuego y que en el país no habrá más masacres. 

"No se trata de masacres, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas", aseguró 

En la rueda de prensa, el Jefe del Ejecutivo consideró que la pacificación del país se dará paulatinamente y con paciencia. 

"Donde haymás cultura hay menos violencia (...) Donde hay menos desintegración familiar, hay menos violencia. No todo es por la fuerza", sostuvo. 

Desde Oaxaca, el mandatario del país dijo que más tarde el gabinete de seguridad, encabezado por Alfonso Durazo, ofrecerán más detalles sobre los hechos ocurridos ayer en Culiacán, donde las balaceras dejaron al menos 9 muertos, entre ellos seis elementos de seguridad pública. 

LEER TAMBIÉN: Deja nueve heridos balaceras en Culiacán; seis son elementos de seguridad pública