El Armed Conflict Location & Event Data Project (ACLED) prevé que México cierre este año con un nuevo récord de homicidios, al tiempo que alerta sobre la evolución de los cárteles de la droga en organizaciones insurgentes.

En México hay “alto riesgo de que se convierta en insurgencia el mercado delictivo del cártel”, advierte en su informe sobre los 10 conflictos más preocupantes en 2020.

La alerta se desprende de la serie de incidentes “brutales” registrados el año pasado y que ilustran cómo los cárteles están adoptando cada vez más técnicas de insurgencia.

El documento menciona la violencia desatada en Culiacán para liberar de las manos del Ejército a Ovidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán; la masacre de la familia mormona LeBarón en Chihuahua, y el asalto “estilo invasión militar” en Villa Unión, Chihuahua, que dejó 22 muertos.

“Incidentes como el ataque de represalia del Cártel de Sinaloa tras el arresto del hijo de El Chapo aumentan el temor de que [las organizaciones criminales] puedan parecer más fuertes que los militares”, indica.

El ACLED es una asociación sin fines de lucro, financiada por instancias como el Ministerio de Exteriores de Países Bajos y la Oficina Federal de Exteriores de Alemania.

Está encabezada por Clionadh Raleigh, catedrática de la Escuela de Estudios Globales de la Universidad de Sussex y experta en violencia política. Los datos generados por el equipo de expertos son usados como referente por instituciones académicas, centros de investigación y actores globales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

El apartado sobre México hace referencia al deterioro de la situación de la seguridad en 2019 y proyecta los escenarios que podrían presentarse durante el año en curso.

Al margen de los más de 31 mil homicidios contabilizados en los últimos 12 meses, el ACLED registró en ese periodo 12 mil 700 eventos de protesta y violencia política, así como más de 9 mil 200 fatalidades.

Aunque hubo disturbios, protestas y actos de violencia política por el territorio nacional, la mayoría de los incidentes contabilizados se concentraron en entidades del sur.

El 77% de los eventos registrados fueron actos de violencia delictiva contra civiles; mientras que 15% correspondió a enfrentamientos entre fuerzas del Estado y milicias; 6% a choques entre organizaciones criminales, y 1% a agresiones de actores estatales contra civiles.

Nota completa AQUÍ.