URBANA: Con apoyo del presidente electo, confía en repetir una elección

Polevnsky, Noroña y Duarte advierten que no dejarán llegar a Martha Erika.
En: Política 
“Barbosa no te rindas”, “ El pueblo votó y Barbosa ganó” y “Si AMLO ganó, Barbosa ganó” eran los sonidos que arrojaba la marea guinda del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que inundó la calles del Centro Histórico de Puebla después del medio día de este domingo 12 de agosto.

Unas 10 mil personas, que en su mayoría portaban gorras, chalecos y playeras con el distintivo del partido político que fundó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), también gritaban “Martha entiende, el pueblo no te quiere”.

El mensaje fue contundente desde el inicio de la marcha: ni Morena, ni AMLO dejarán solo a Luis Miguel Barbosa Huerta en la batalla jurídica para ungirlo como el próximo gobernador de Puebla y evitar que Martha Erika Alonso de Moreno Valle asuma el poder estatal.

Así lo señalaron la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, el diputado federal electo Gerardo Fernández Noroña y el representante de Morena ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Horacio Duarte Olivares, quienes al grito de “Puebla no está sola” caminaron entre las olas guindas.

Barbosa no ocultaba la felicidad de ver el cobijo de sus compañeros de partido, quienes se turnaban para empujar la silla de ruedas que en ratos conducía su esposa Rosario Orozco, quien como siempre lo acompañó y coreo las consignas de Morena.

Al lado de los líderes de Morena caminó la nueva clase política de Puebla encabezada por la presidenta municipal electa de la capital poblana, Claudia Rivera Vivanco y por el dirigente estatal de Morena y virtual líder de la próxima legislatura, así como otros rostros juveniles que llegarán al Congreso local, para que la izquierda sea mayoría por primera vez en la historia política de México.

Sin embargo las estrellas de la marcha fueron Polevnsky, Noroña y Duarte, además de Barbosa, a quienes se les rodeó con una valla humana para que pudieran avanzar, evitando que sus seguidores dejaran de pedirles fotos, abrazarlos y felicitarlos por su heroicidad al derrotar a la mafia del poder.

#NoAlFraudeEnPuebla el simil de #YoSoy132

Desde el 2012, cuando el Movimiento #YoSoy132 marchó en contra de la llegada de Enrique Peña Nieto a Los Pinos, no se registraba una marcha política multitudinaria en Puebla.

Pero en esta ocasión no fueron los rostros juveniles los que salieron a recorrer las calles, sino los rostros maduros de aquellos que han estado en la izquierda poblana desde hace ya varios ayeres.

Otros más, fueron adultos contemporáneos, que no precisamente son militantes de Morena, pero que ven en este partido la posibilidad de acercarse a la política a través de la lucha social o viceversa.

Las mascaras de Anonimus quedaron en la historia, y fueron suplantadas por las figuras de la pareja conformada por el ex gobernador Rafael Moreno Valle, quien pretende dirigir el destino del Partido Acción Nacional (PAN) y por la de su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo, quien cuenta con la constancia de mayoría como gobernadora electa.

Él con un garrote en una mano y una pistola en la otra, y ella, con cuerpo de rata y con sus manos cargando una urna electoral.

Tras dos horas de recorrer las principales calles del Centro Histórico hasta llegar al zócalo de la capital, todos los líderes políticos hicieron uso de la palabra, pero fue Polevnsky la que trajo el mensaje de la esperanza, el que arrebató gritos y aplausos de los asistentes quienes llegaron de todas partes del estado.

“Le dije a Andrés: Dicen que mientras esté abierto el proceso jurídico de Barbosa no te van a entregar la constancia de mayoría y me dijo: Que no me la den, no tengo prisa. Vete a defender a Barbosa”, contó mientras miraba a los ojos a Barbosa y lo tomaba de la mano, mostrándole cariño abiertamente.

Los aplausos no se hicieron esperar y entre los manifestantes se escuchaban frases, de esas de camaradas que se palmean la espalda: “Te lo dije:¡AMLO no dejará a Barbosa”, “A huevo que ganamos”, “Eso chingaos”, entre otras expresiones de felicidad.

Polevnsky cerró el discurso con una frase revolucionaria del Che Guevara: “Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro”. A ello siguió el Himno Nacional Mexicano, todos se quitaron las gorras guindas, saludaron a la bandera y cantaron con fervor patrio y después la marea guinda desapareció lentamente.
Lo de Hoy
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Licencia Creative Commons www.urbanopuebla.com.mx
© Urbano | Noticias Mexico 2018