El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a gobernador de Puebla, Alberto Jiménez Merino, señaló que la zona del Triángulo Rojo, tiene el potencial para ser un Triángulo Agrícola, donde se siembren diversos productos de la canasta básica.

Lo anterior se desprende después de su gira de campaña por el municipio de Quecholac, que pertenece a una zona conflictiva por el robo y venta de combustible que pasa por los ductos de Petróleos Mexicanos.

Señaló que los campesinos son los más afectados con la extracción ilegal de combustible, pues en ocasiones un pésimo manejo de los ductos, provoca que el químico se riegue en los cultivos que solo afectan las cosechas.

Agregó que para lograr su objetivo, una vez que gane las elecciones del 2 de junio, destinará mil 500 millones de pesos para el sector campesino, a fin de que sector mejore sus propios ingresos en esta zona afectada por el huachicolero.

“Para los campesinos de esta zona del mal llamado Triángulo Rojo, vamos a destinar un fondo especial para esta región y ser un Triángulo Hortícola, un Triángulo Avícola para tener un potencial crecimiento agroalimentario para mejorar los ingresos de las personas”.

Puntualizó que en esta elección solamente hay “3 sopas” y en su caso, dijo, es un político con la experiencia suficiente para tomar decisiones que mejoren la vida de los poblanos por los siguientes años.