Los diputados locales se enfrascaron en su tradicional debate sobre la designación de Félix Cerezo Vélez, como nuevo titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), que derivó en ventilar la falta de capacitación académica de algunos legisladores del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

La designación de este personaje que fue acusado de ser amigo del titular de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Poder Legislativo, Gabriel Biestro Medinilla, recibió un total de 29 votos para llegar al cargo por un plazo de 5 años. El diputado sin partido, Héctor Alonso Granados, se encargó de ventilar que la diputada de Morena, Tonantzi Fernández Díaz, no está titulada en derecho, pese a ello participó en el proceso interno para elegir al nuevo titular de la CEDH, situación que demuestra que la cuarta transformación en Puebla no existe.

Los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), Oswaldo Jiménez y Mónica Rodríguez, se encargaron de cuestionar el proceso, pues señalaron que Félix Cerezo Vélez, salió como el peor evaluado del proceso interno y resultó que tuvo la mayoría para ocupar el cargo en la comisión estatal. Señalaron que la mejor evaluada en este proceso fue Mónica Silva, esposa del titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Héctor Sánchez Sánchez, quien no se ubicó en la lista de los 6 finalistas para designar al nuevo ombusman poblano.

La defensa de Félix Cerezo Vélez llegó con la titular de la Comisión de Derechos Humanos y diputada de Morena, Estefanía Rodríguez Sandoval, quien afirmó que no se cargaron los dados en favor de dicho personaje, además de que por primera vez, el Congreso del Estado cumple designación de titulares de organismos, sin la intervención de personajes externos.

El diputado de Morena y titular de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Poder Legislativo, Gabriel Biestro Medinilla, defendió el proceso y calificó como mediocres, las voces que afirman que tiene una amistad con el nuevo titular de la CEDH.