El senador del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Alejandro Armenta Mier, no descartó algunas acciones legales en contra de quienes resulten responsables por afectar su imagen luego de enfermar de COVID-19 y vincularlo con la muerte de su homólogo, Joel Molina Ramírez.

Así lo expresó mediante un documento donde condenó la actitud de algunos panistas, que a través de actitudes “de ruindad y falta de moral”, empezaron a lucrar con la muerte del senador de Morena, Joel Molina Ramírez, quien perdió la vida a consecuencia del virus.

Condenó la falta de ética de algunos de sus compañeros en el senado, quienes lo señalaron de una presunta irresponsabilidad por ir a la sesión de la eliminación de los fideicomisos, a sabiendas de que según seguía contagiado.

Reiteró que el 20 de octubre recibió su alta médica y en los últimos análisis que se le aplicaron se expresaba lo siguiente: 100 por ciento de probabilidades de convivir con personas sin riesgo de infección o coinfección de otras personas hacia él.

Insistió que existe una ignorancia por parte de la clase política, pues solo lucran con esta crisis sanitaria y no entienden la sensación de quienes padecen el virus, pero sobre todo, de los familiares que llegan a perder alguna enfermedad.

“Todos tenemos el mismo derecho a que se respete nuestro honor y nuestra reputación, como lo he demostrado, siempre he sido un hombre recto y responsable y lo seguiré siendo.
Jamás pondría en riesgo la salud de nadie. Sin embargo, la ley es muy clara al respecto. Existen injurias hechas contra mi persona por escrito, mismas que la propia ley prevé, por lo que en consideración a ello y con toda responsabilidad actuaré en consecuencia”, dijo.