Después de casi 10 años de lucha por parte de la comunidad lésbico-gay, por fin el Congreso del Estado de Puebla, avaló la reforma a la Ley Agnes, que sin importar los comentarios de odio y homofobia del diputado local Héctor Alonso Granados, por fin se tendrán el cambio de identidad sin comprobar cirugías, tratamientos terapéuticos, cambios de vestir o de hablar.

Lo anterior ocurrió con 34 votos a favor y 6 abstenciones, uno de Alonso Granados y los otros cinco del Partido Acción Nacional (PAN) en la sesión del Poder Legislativo, donde se recordó que Agnes Torres fue una activista transgénero asesinada en Atlixco de 2012.

ATAQUES HOMOFÓBICOS EN SESIÓN

Esta reforma que forma parte de los acuerdos con activistas que tomaron el año pasado el Congreso del Estado, fue criticada en un sinfín de ocasiones por Alonso Granados, quien dijo que no es homofóbico, pero calificó Agnes Torres como “señor”.

Por si fuera poco, el diputado que ya pasó por varios partidos políticos, también los calificó como los “gens boys”, pues después de 10 días los hombres se cambian para ser mujeres, cuando la definición del sexo es ser hombre o mujer sin cambios de identidad.

Los constantes comentarios discriminatorios del diputado local, derivó que diputadas del Partido Encuentro Social (PES) y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), dijeran que habrá una serie de denuncias en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por los comentarios de odio y homofobia.

En su intervención, la diputada del PRI, Rocío García Olmedo, advirtió que esta reforma es un velo disfrazado, porque se interfirieron en cuestiones procedimentales, de las que el Congreso del Estado de Puebla no tiene facultades en modificar.

En respuesta, la diputada local de Morena, Vianey García Romero, condenó la serie de comentarios homofóbicos y de odio en contra de este sector y defendió, que no existe ningún elemento para tumbar la reforma al Código Civil de Puebla.

CELEBRAN ACTIVISTAS

Tras la aprobación, grupos que empujaron a la aprobación de la reforma, celebraron afuera de la sede del Congreso del Estado, donde además de extender la bandera trans guardaron un minuto de silencio en honor a Agnes Torres.