Los Congresos de Puebla y Tlaxcala no han armonizado algunos tipos de violencia de género con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, aunque registran uno de los mejores avances a nivel nacional sobre su tipificación, informa un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con la evaluación de cumplimiento sobre la política pública en materia de género, la ASF evaluó la armonización y avance de los 32 congresos locales para tipificar todas las expresiones violentas contra las mujeres.

Para ello, estableció 24 criterios, 8 corresponden a acciones como la creación de una instancia conductora de la política estatal; la integración de un sistema estatal para la prevención y atención de la violencia; elaborar un programa estatal y un banco de datos y armonizar los tipos y modalidades de la violencia con la ley general en la materia.

Los otros 16 criterios se refieren a la armonización de los códigos penales y leyes locales con la ley general sobre aborto, violencia familiar, obstétrica, estrupo, feminicidio, violencia de género y sobre los derechos reproductivos.

En la evaluación del ejercicio 2019 y una actualización en diciembre de 2020 la ASF concluyó que Tlaxcala obtuvo una calificación de 19 de los 24 criterios, es decir, 79 por ciento de avance en la armonización legislativa.

En tanto, en la misma evaluación, Puebla calificó 16 puntos, con un avance de 66.7 por ciento, lo que implica un rezago de 21 y 34 por ciento, respectivamente.

Junto a Tlaxcala, los estados de Oaxaca y Baja California Sur registraron el mayor avance; mientras que Jalisco, Campeche, Aguascalientes, Querétaro y Tamaulipas reportaron un avance menor a 54 por ciento con 14 de los 24 criterios.

Sin embargo, Tlaxcala aún no avanza en la despenalización del aborto como sí lo hizo Oaxaca, además de que presenta rezagos en la homologación casi en su totalidad de sus leyes estatales con la ley general, siendo las modalidades y tipos de violencia los que no ha concretado.

El Congreso de Tlaxcala no ha armonizado los tipos de violencia obstétrica con la ley general y no contempla tipos que otras leyes sí, como la violencia simbólica, mediática, laboral, moral, en tránsito por estación públicos, docente, al derecho a elegir una pareja y equiparada.

Por su parte, la legislatura de Puebla ha armonizado la ley local con la general respecto a los tipos de violencia pero le falta incluir la violencia obstétrica y otras que legislaturas estatales han incluido en sus ordenamientos.

Respecto a la armonización de las modalidades de violencia a Tlaxcala y Puebla le falta incluir la violencia de funcionarios públicos, en instituciones educativas y en público.

En general la ASF concluye que “se observó que ninguna de las 32 entidades federativas tuvo los 24 elementos legislativos mínimos para garantizar que contó con un marco normativo armonizado en materia de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.